Caracas Dos Máscaras: La enfermedad de la juventud

9 mar. 2012

La enfermedad de la juventud


Un diagnóstico que asusta

“Es absurdo pero vivimos de acuerdo a principios obsoletos”

Por Ma. Gabriela Blanco-Uribe F.
@gabybuf
Imágenes de Caracas Dos Máscaras


¿Hacia dónde vamos? ¿Nos gusta lo que vemos? ¿Qué nos depara el futuro? ¿Vale la pena vivir la vida? Estas son algunas de las preguntas que pueden surgir al ver esta pieza teatral. Las posibles respuestas son infinitas y muy subjetivas pero lo que, sin dudas, nos muestra esta obra es la realidad sobre la juventud, esa que todos conocen pero que muchos deciden ignorar.


“La juventud es la única aventura de nuestras vidas”

El mundo ha dado muchas vueltas, causando cambios y evoluciones que a veces parecen que van para atrás y no para adelante. Las generaciones, sus costumbres, culturas, principios, cánones y toda su estructura son más flexibles, tanto que es muy difícil reconocer los límites entre lo que está bien y lo que está mal.

Esta obra se siente como un golpe a nuestro ego, es cruda, fuerte, sin tabúes ni muchas explicaciones. Como la propia vida está llena de insultos, decisiones difíciles, palabras frías, pasiones incontrolables, inocencia burlada, inseguridades superadas y otras no tanto, logros y metas cumplidas, sueños alcanzados y algunos destruidos, pero sobre todo está llena de excesos que hacen temblar las bases de nuestra sociedad civilizada, esos excesos que nos hacen dudar de la moral y de los escrúpulos, y por ende, nos hace dudar del futuro a manos de esta nueva juventud desenfrenada.

¿Cuál es la cura para nuestra enfermedad? ¿Queremos ser curados? Los síntomas son: pérdida del sentido común, de la identidad, del propósito existencial, de los sueños, desidia aguda, irresponsabilidad ante nuestros actos e indolencia hacia el mundo. Estos son los males que nos agobian hoy en día. También envidiamos la felicidad y la libertad de aquellos que no necesitan de la dependencia de los excesos para lograr los sueños que ya muchos otros han perdido.

Somos seres inquietos, curiosos e inseguros, pero no debemos permitir que esos miedos nos sigan dominando, pues nos han convertido en el ejemplo a no seguir de las futuras generaciones y en la vergüenza de nuestros mayores.

“No se debe desertar”

La enfermedad de la juventud se estará presentando del 2 al 25 de marzo en la Sala Experimental del Centro Cultural BOD Corp Banca los viernes y sábados a las 10:00 p.m. y los domingos a las 8:00 p.m. La entrada tiene un costo general de 140 Bs.

No hay comentarios:

Publicar un comentario