Caracas Dos Máscaras: Orgasmos: Sexo teatral

21 jun. 2012

Orgasmos: Sexo teatral




Una Norkis cautivadora se desvela en Orgasmos, cultura sexual 
aderezada con música para resucitar muertos

Por E.A.Moreno Uribe
@EAMORENOURIBE
Imágenes de Archivo

Desde el 6 de agosto de 2009 cuando  lo estrenaron en la sala Luisela Díaz, un extraño espectáculo ha atraído a un numeroso público y ha generado múltiples comentarios, la mayoría picarescos porque su temática y argumentación, además de los desenfadados performances actorales, aluden al placer sexual y en especial al de las mujeres. Nos referimos al monólogo -con apoyos- Orgasmos del autor Carlos Castillo, el cual desde esa fecha presenta la actriz Norkis Batista, según la puesta en escena que creó Dairo Piñeres.



Confesamos que le habíamos sacado el cuerpo a Orgasmos, pero la semana pasada presenciamos la función 159 y ahora tenemos que reconocer tres cosas:  la capacidad histriónica de Norkis para cautivar a su audiencia por más de 90 minutos con su verdad escénica, ayudada efectivamente por el actor Xavier Muñoz como soporte y replicante incluso; la simpleza y el didactismo de la pieza teatral como tal, gracias al talento del autor y al trabajo del director, teniendo en  cuenta  que del sexo se habla en privado y siempre con prejuicios de índole moral y hasta religiosos; y, finalmente, la actitud festiva pero con respeto, del público adulto -por supuesto- que luce entretenido y feliz con esa  teatral clase de cultura sexual.

La obra

Norkis, de escultural y delgado cuerpo, vestida o recubierta más bien con una braga oscura que no deja nada a la imaginación, ayudada por el semidesnudo Xavier, recorre la historia del placer sexual humano en medio de anécdotas, confesiones íntimas, música y bailecitos. Desde la época de las cavernas hasta la era del viagra y la exitosa teleserie gringa Sex and the City, todos desfilan por ahí, porque como lo enfatiza su personaje, el orgasmo todavía hoy es fuente de mitos, debates, ignorancia y confusión; para algunos es una breve explosión de impulsos nerviosos, otros ni si quiera lo conocen. Todo esto apuntalado con un bombardeo visual proveniente de tres pantallas de televisión. Nadie se puede distraer ni tampoco dormir porque la música es como para resucitar muertos.

En síntesis: Orgasmos es una información básica sobre la importancia del sexo para la reproducción humana y en especial con lo que pasa en las mujeres. Es, pues, un espectáculo para amantes, enamorados, enamorados del amor y parejas que deseaban saber todo sobre el orgasmo pero temían preguntar. La actriz incluso se ofrece a responder preguntar alusivas a lo que ella hace o actúa. Creemos que es apto para preadolescentes incluso, para que no se pierdan en medio de la vorágine erótica que les llega por los medios radioeléctricos, especialmente por la Internet.

Una historia íntima

El autor de Orgasmos, Carlos Francisco Castillo Durán, o Carlos Castillo, nacido hace 32 años en la República Dominicana, reconoce que en una sociedad donde la publicidad, la televisión, nuestros padres, el colegio, etcétera, “nos dicen cómo debemos ser, vernos y sentir”, el sexo es “el único sitio donde realmente nos mostramos tal cual somos”.

“El sexo (con amor o sin amor) es la frontera donde el subconsciente y el consciente se unen para mostrar verdaderamente lo que somos como individuo y seres humanos. Yo utilizo el argumento del sexo para mostrar la psicología de hombres y mujeres, nuestros valores, nuestros deseos, nuestros sueños, nuestros fantasmas. Me llama mucho la atención el tabú que existe con el sexo a pesar de que rige gran parte de nuestras vidas y que gracias a él venimos al mundo. Mi mensaje es que si tenemos buen sexo, nuestros problemas sociales y personales se solucionarían más rápido de lo acostumbrado”, asegura Castillo.

Orgasmos está basada en el libro de Jonathan Margolis La historia íntima del orgasmo y  lo que hace  Carlos Castillo  es utilizar esa información teórica uniéndola a las experiencias que escuchó de sus amigas y especialmente de su madre. “Hice un texto base que utilizamos para comenzar a ensayar, pero antes mandé a los actores a investigar; nos reunirnos con un sexólogo para hablar sobre el tema, aclarar términos y cualquier duda sobre el texto; a medida que avanzaban los ensayos les di a los actores la suficiente libertad para que relacionaran las cosas que decía el texto con sus vidas, junto con el director comenzamos a trabajar con improvisaciones y de ahí resultó un espectáculo tipo reality fiction, en el que el director Piñeres puso su creatividad”, explica el autor.

Máximo placer

El orgasmo es el máximo placer que se logra durante una relación sexual. En el hombre culmina con la eyaculación y en la mujer es una sensación indescriptible que activa más de 30 zonas de su cerebro y pone a funcionar los músculos del cuerpo, además de acelerar casi todos sus órganos de un solo golpe, tanto que cientos de estudios se han hecho sobre la premisa de que ninguna otra función orgánica logra resultados parecidos. La eventual fecundación se  produciría si ella y él están fértiles.





Cuatro mujeres en Sexperiencias

Buscando  repetir el éxito de Orgasmos, Carlos Castillo acaba de estrenar Sexperiencias dirigida por Alexander  Rivera, con la solvente actuación de la actriz Sheila Monterola y la participación de Diana Marcoccia, Mariely Ortega y Stephanie Cardone, además de la presencia virtual de  personajes especiales a cargo de  Catherine Fulop, Carlos Cruz, Mariela Alcalá y Guillermo García, quienes complementan las historias de los personajes principales.

Son cuatro mujeres que revelan sus historias íntimas, sin prejuicios, con el sexo masculino e incluso hasta hay sagas con lesbianas. El espectáculo necesita más ensayos y una mayor soltura por parte de las más jóvenes comediantes que ahí participan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario