Caracas Dos Máscaras: El jardín de los lamentos

15 jul. 2012

El jardín de los lamentos

Las historias fantásticas de Fábula
 
“Todos somos tristes desde que nuestros pétalos comienzan a florecer”

Por Patrizia Aymerich
@Patifini
Imágenes cortesía del Grupo Teatral Fábula



El final de esa frase resulta en algo como: “…nuestra vida se basa en esperar a que nuestros tallos se marchiten y muramos”. Así de oscuro se plantea el panorama en El jardín de los lamentos, un espacio habitado tan solo por plantas corroídas por una vida en la penumbra tras desparecer la felicidad.

En esta oportunidad el Grupo Teatral Fábula relata una historia desde el Teatro Santa Fe -ubicado en el Colegio de Médicos-, que dispone de una sala bien llenada por el equipo de El jardín de los lamentos. La pieza presenta un lenguaje explícitamente narrado, propio de los cuentos de hadas. Esto hace relucir un estilo particular del grupo, caracterizado por los cuentos fantásticos, personajes divertidos y mensajes esperanzadores que suelen ir dirigidos a un público infantil.


La obra se ambienta en un lugar de tristeza y de temor por la reina de este jardín donde hace mucho tiempo que no crece una planta nueva, de hecho todas están marchitándose ya y parece que han nacido para ver la oscuridad. Pero de pronto nace Bella a la Medianoche, una flor que con su ternura convencerá a todos de salvarlos, contrarreloj claro, pues ella misma solo vive 24 horas. Este personaje y el de la reina hacen énfasis en el tiempo que funge como motor principal de la necesidad por disfrutar la vida y conseguir en los otros el amor que les falta. Aunque en el hilo histórico no queda claro si el cambio en el jardín resultó en algo positivo o si por el contrario, la muerte de Bella a la Medianoche y la revelación de la verdad para los personajes del jardín, genera un clímax de dolor y sufrimiento melancólico que termina en la muerte.

Supera el texto a la acción y la mirada de los actores casi siempre está dirigida al público. La puesta en escena -de Julián Izquierdo y Victoria Salomón- presenta una planta sencilla donde destacan personajes divertidos y diferentes, que amenizan la visión escaza de escenografía. Un espacio no explotado en su máxima expresión siendo tantas las posibilidades que brinda el juego vegetal y ecológico de una historia contada por plantas. Se destacan también, y sin lugar a dudas, la música de Zarik Medina y el vestuario realizado por Claudia Aguirre y Pedro Muñoz.

Esta pieza que determina el paso de Fábula como grupo revelación se puede ver hasta el domingo 15 de julio en el Teatro Santa Fe, con doble función a las 2:00p.m y a las 7:00p.m. El costo de la entrada es de 80 Bs.

No hay comentarios:

Publicar un comentario