Caracas Dos Máscaras: Entrevista al dramaturgo Víctor Vegas

13 ago. 2012

Entrevista al dramaturgo Víctor Vegas


La homofobia mata mientras amanece

Por E.A. Moreno-Uribe
@EAMORENOURIBE
Imagen cortesía de El Espectador Venezolano


Aquí en su país pocos lo representan pero ya en el norte llega a un escenario de California. Se trata del dramaturgo Víctor Vegas (Barquisimeto, 1967), quien lleva varios años en España. Su obra Mientras amanece (While it downs) se estrenará en Estados Unidos de América este viernes 3 de agosto; la dirección corre a cargo de Juan Parada y la producción es de Off The Tracks Theater. Gerardo Dávalos y Markus Herrera son los responsables de dar vida  a los personajes de Paul y Theo. El lugar es Off The Tracks Theater & Gallery. 5068 Valley Boulevard, Los Angeles, California, 90032.


Mientras amanece es la historia de Paul, un vendedor de equipos de computación, casado y con dos hijos, quien despierta en un motel de carretera en compañía de Theo, un inmigrante ilegal. Los hombres no se conocen y tampoco saben cómo terminaron acostándose, pero Theo le revela que hicieron el amor y que la pasaron muy bien. Paúl no acepta lo ocurrido y mata a su desconocido compañero de cama. Dos mundos, dos realidades, dos maneras de vivir se estrellan en este drama poético de Vegas. Y todo pasa mientras amanece.
La pieza se estrenó el 24 de agosto de 2007, en la Sala Principal del Teatro San Martín de Caracas, con las actuaciones de David Villegas y William Escalante en los respectivos roles de Theo y Paul. La producción corrió por cuenta del Teatro San Martín de Caracas y Texto Teatro. La dirección estuvo a cargo de Gonzalo Cubero.

-¿De dónde salió esa pieza: lectura de un periódico o un cuento que te echaron?

-La idea de la pieza se me ocurrió a finales de 2005. Por entonces quería escribir sobre la intolerancia. Como sociedad veníamos de vivir unos años difíciles en los que la polarización política y social había alcanzado un punto álgido. Además, por aquellos días se produjo una ola de intensos disturbios de origen racial que sacudió e incendió la ciudad de París por casi dos semanas. Estas y otras anécdotas leídas en la prensa de entonces me sirvieron de excusa, como suele ocurrir la mayor de las veces en el teatro, para tocar los asuntos que me interesaban tocar en la pieza.

-¿Esta temática de la homofobia no le ha inspirado más piezas?

-No. En aquella oportunidad el tema de la homofobia me interesó como parte de la larga lista de discriminaciones con las que convivimos a diario en nuestras sociedades. En esa lista entran también el racismo, la xenofobia, el genocidio, los nacionalismos y el bullying, asuntos que son tocados en la obra. Toda discriminación conlleva en el fondo algún tipo de intolerancia. De hecho, como ya te he dicho, el tema que me interesaba explorar al escribir la obra era precisamente la intolerancia.

-¿Qué satisfacciones le dejó el montaje en Caracas?

-¿Qué puedo decirte? Aquel montaje fue mi debut en el circuito profesional. ¡Te podrás imaginar! Ya había estrenado otras de mis piezas, pero de manera amateur y con mi propio grupo de teatro. Entonces yo era un adolescente y dirigía todos los montajes que hacíamos en el grupo. Gonzalo Cubero, con quien ya había trabajado en el montaje del Proyecto Padre (el primero de los tres que se realizaron), que organizó y produjo en el Teatro San Martín, me permitió participar como asistente de dirección en el montaje de mi pieza. Algo que le agradeceré eternamente. Trabajar como asistente de dirección en estos dos espectáculos me permitió ensanchar mi visión como dramaturgo. Ver trabajar al director y a los actores durante los ensayos, asistir a sus respectivos procesos creativos, fue una experiencia profundamente enriquecedora. Escribir teatro y hacer teatro son dos cosas distintas. Tener la oportunidad de hacer ambas cosas es sin duda un privilegio. Aprendí muchísimo de Gonzalo y desde luego de David y William. Los tres fueron muy generosos conmigo. Creo que conformamos un buen equipo y que todos quedamos muy satisfechos del resultado obtenido con nuestro trabajo.

-¿Es el primer montaje en USA de su pieza?

-Sí. Bueno, en realidad es el primer montaje que se hace de esta pieza desde su estreno en el Teatro San Martín de Caracas.

-¿La hacen en inglés y qué futuro o temporada le han planteado?

-Aún cuando la pieza ha sido traducida al inglés, el montaje será en español. En un principio Juan Parada, director del montaje y miembro fundador de la agrupación Off The Tracks, que lo produce, tenía pensado hacer el montaje en español con subtítulos en inglés. Su idea era darle la oportunidad a la obra de llegar a más público. Sin embargo, al final tuvo problemas de presupuesto y el espectáculo será sólo en español. Aunque al parecer Juan no ha desistido de su idea original y piensa en próximas representaciones incluir los subtítulos en inglés. Esta primera temporada en su sala se extenderá hasta el 8 de septiembre. Después, según me ha comentado, Off The Tracks tiene intenciones de llevar el montaje a otras salas y festivales de teatro.

Más información en El Espectador Venezolano

No hay comentarios:

Publicar un comentario