Caracas Dos Máscaras: Mandarinas

8 nov. 2012

Mandarinas


Tres monólogos cítricos y diferentes

La pieza presentada en el Teatro Escena 8 refleja, en un compendio de tres monólogos, algunos escenarios cotidianos que son más comunes de lo que pensamos

Por Ma. Gabriela Blanco-Uribe F.
@gabybuf
Imágenes prensa

Tres monólogos, tres vidas, tres personajes y puntos de vista. Una muestra de las situaciones y problemas que nos encontramos a lo largo del camino. Gente que conocemos y que, sin saberlo, nos cambian la vida. Estas Mandarinas nos presentan escenarios cotidianos que son más comunes de lo que nos gustaría admitir.

Esta pieza escrita por la venezolana Carmen García Vilar y dirigida por Moisés Guevara, intenta relatar el mensaje universal de que el mundo es más pequeño de lo que creemos y que nunca sabemos que nos depara en futuro. ¿A quién conoceremos? ¿Qué veremos? ¿Qué escucharemos? Son algunas de las interrogantes que nadie puede responder pero que todos nos hacemos de vez en cuando.

En la primera parte -protagonizada por Sandra Villanueva- se narra la historia de una joven que se encuentra en una diatriba en cuanto a cómo manejar y enfrentar a su pareja, quién ha resultado, por menos, decepcionante. El guión es muy movido y acertado, lo que produce de manera inmediata las carcajadas del público.


Por otra parte, el segundo monólogo -interpretado por Arturo de los Ríos- resulta confuso puesto que la identificación del personaje no tiende a ser definida desde el principio, lo que termina siendo un factor de distracción en la trama. Es solo al final cuando se revela realmente su identidad. Asimismo, es difícil reconocer los niveles del personaje, que tiene a ser pesado y algo aburrido por la falta de desarrollo.

La tercera interpretación que es llevada a cabo por Andreina Álvarez, levantó un poco el ánimo del público, toda vez que reflejaba una de las situaciones más comunes dentro de nuestra sociedad. Esta historia es divertida y conmovedora al mismo tiempo. Se trata de una mujer de clase baja que se pasa la vida en un autobús y resulta ser muy conversadora y confianzuda. Sin embargo, el desenlace se vuelve un poco perturbador por la rapidez del cambio de ánimo del guión, una ruptura casi visceral que el público no se espera.

Para poder hilar estas historias, que en su contenido no tienen nada que ver una con la otra -y que dejan de lado cualquier relación con las mandarinas- se presenta una escena final en la que conversan dos de los protagonistas. Estos personajes explican como es que, precisamente, la vida se asemeja a una de estas frutas cítricas: como su cáscara, que se ocupa de mantenernos a todos juntos, como sus gajos.

Mandarinas se presenta en su primera temporada, del viernes 26 de octubre al domingo 25 de noviembre, con funciones viernes, sábados y domingos a las 8:00 pm en el Teatro Escena 8. Las entradas están a la venta en www.ticketmundo.com y en las taquillas del teatro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario