Caracas Dos Máscaras: Boccaccio en la UNEARTE

31 oct. 2010

Boccaccio en la UNEARTE

Las explicaciones sobran si la humanidad está inmersa en sí misma, y esta intención, que conlleva al encuentro con lo propio del ser, es fácil de encontrar en los escritos de Giovanni Boccaccio. En esta oportunidad, la Compañía Teatral Prometeo llevó a escena los Cuentos del Decamerón, original del antiguo escritor italiano y versionada por el dramaturgo y director cubano Héctor Quintero.

Con una puesta en escena minimalista, valiéndose sólo de las interpretaciones, el grupo logró dramatizar con precisión las intenciones de las 6 historias, tomadas de las 100 que conforman el título original. Los personajes representados surgen de las entrañas del creador para revelar la parte más dionisíaca del ser humano, aunque sea contradictorio el hecho de que ésta es considerada la primera obra renacentista en la cual “el hombre se presenta a sí mismo como artífice de su propio destino y no un ser a merced de la gracia divina”.

En tal circunstancia, un grupo de amigos se reúnen para contar historias que al final, no son más que la caracterización del ser humano sin prejuicios, sin reparos de los comentarios de la sociedad y sin meditaciones acerca del bien o el mal. No hay presencia de rasgos fantásticos ni míticos, sino una carga sexual y de motivaciones impulsivas que no pretenden llevar ningún mensaje de conciencia al espectador, si no más bien una burla al corrompimiento del ser humano. Ladrones, estafadores, mentirosos y adúlteros, sin ningún “valor noble ni cortés”.

Quizás, el sentido primordial de la obra no compite con la realidad actual de nuestro ámbito, puesto que, realmente, es una ridiculización del concepto profano y vulgar del hombre al que se llegó en el Renacimiento. Sin embargo, son de gran valor la versatilidad de los actores para mostrar tan diferentes personajes, el movimiento de la escena y la clara imagen visual que dejan en el espectador. Además de la determinación de querer llevar una historia clásica y esencial a un público mucho más acostumbrado a las grandes producciones, sin sentimientos ni contenido.

Más info: http://bit.ly/cwEKpH

No hay comentarios:

Publicar un comentario