Caracas Dos Máscaras: La Ola

2 nov. 2010

La Ola

El cambio comienza hoy
“La Ola” es la mejor forma de llamar a la metamorfosis que una persona puede sufrir viendo esta obra"
Por Patrizia Aymerich.
@Patifini
Imagen oficial del montaje

Ya había comenzado la función, y el público, aún, pensaba en relajarse. “Habla de la autocracia. Pero ya pues, así te relajas un rato, que para eso vinimos al teatro”, decía una señora. Sensiblemente se tocaba la línea a la imaginación, en parte producto de la intimidad dada por el espacio. 


Las personas entraron en la escena y rieron, fueron cómplices de la diversión, volvieron a ser adolescentes y empezaron a desentenderse de la realidad. Pasaron pocos minutos y el público tragó aire; y se deshizo cuando el profesor Zelko regañó por primera vez a uno de los alumnos. Hasta aquí no sabían bien de qué se trataba la historia, y sin embargo, hubo una de esas transfusiones de sentimiento que sólo ocurre en el arte: la gente se enamoró de los personajes mientras estos últimos se desenamoraban. Hubo silencio. El sarcasmo se quedó a un lado y la gente se sintió incómoda en su asiento.

Incomodidad, inconformidad, control. Miraste al frente. Te estaban hablando a tí.
A pesar de esa complicidad de la que se adueñaron deliberadamente las personas de la sala, se sintieron pesadas, se sintieron mal. Tratar de evadir esa conexión con el tema es inútil cuando se está en gran medida de acuerdo con la tesis. La gente se tensó, lloró, tembló. Se dispersaron de la expectativa con la que habían llegado. Esto es el cambio. Definitivamente, “La Ola” es la mejor forma de llamar a la metamorfosis que una persona puede sufrir viendo esta obra.

Lo más impredecible de la presentación es la sensación de estar dentro de la historia, bien sea porque el Espacio Plural del Trasnocho Cultural permite tal cercanía con los actores que te ves como uno más de la clase, o porque una vez racionalizada la situación cualquier parecido con la realidad … ¿es pura coincidencia? De cualquier manera quien se haya sentido aludido es porque entendió el mensaje.

La pieza dirigida por Armando Álvarez muestra una versatilidad y una capacidad de creación que va más allá del performance en vivo, que combinan con la proyección de videos que simulan los exteriores. Lo que lleva al teatro a un nivel que vuelve todavía más tocable la historia. A esto se suman las destacadas representaciones de los jóvenes actores que le dan vida a La Ola, quienes hacen que sea fácil identificarse con ellos por su naturalidad. Además de la musicalización protagonizada por bandas venezolanas, toda la composición hace que esta versión de Basilio Álvarez sobre el guión de Dennis Gansel y Peter Thorwarth, se adapte, con facilidad, a la audiencia venezolana.

La pieza se estará presentando en el marco del Festival Internacional de Teatro de Caracas los días martes 3 y miércoles 4 de abril a las 8:00pm en el Teatro Trasnocho. 

Las entradas del FITC pueden adquirirse a través de: www.ticketmundo.com (CCCT, Tolón, Sambil y Esperanto en San Ignacio), www.tuticket.com (CCCT, Tecni-Ciencias Sambil y Esperanto San Ignacio), www.solotickets.com (Tiendas Esperant del CC San Ignacio, El Recreo y Paseo Las Merecedes) y www.cinex.com.ve la organización del Fitc ha facilitado y puesto a disposición del público este nuevo y exitoso canal.

También en las taquillas de todos los teatros (Teatro de Chacao, Trasnocho, Espacio Plural Trasnocho, Teatro César Rengifo, Cine Tolón, Asociación Cultural Humboldt y Sala Cabrujas).

No hay comentarios:

Publicar un comentario