Caracas Dos Máscaras: Bla, bla, bla (discurso tóxico)

9 sept. 2011

Bla, bla, bla (discurso tóxico)

Alienados y sin salvación.
Nuestra alienación empieza por desacatar el sentido del bien y el mal.

Por Amanda Gómez
@ManditasWorld
Flyer oficial del montaje

Todos saben que hay temas apropiados e inapropiados para los sueños, por ejemplo: es correcto soñar con tus amigos, pero no lo es si de repente aparece un dinosaurio, luego despertamos pensando: “¡pero qué sueño tan loco he tenido esta noche! Vaya que sí estoy mal de la cabeza.”

“Anoche soñé con un tenedor, eso no tiene nada de raro. Eso debe ser un símbolo sexual.”

Sí, estamos locos, locos de remate, porque lo que debiera ser anómalo es aceptable y viceversa. Nuestra demencia llega a los extremos de considerar permisible el engaño de un esposo hacia su esposa. ¿Cómo es eso que un hombre debe ser fiel? ¡Que va! Ellos están en esta tierra para ser polígamos. Después de todo, la locura es solo la privación del juicio, y ellos están totalmente cuerdos porque saben que no desean ser fieles.

“¿Enamorarte de tu mujer? ¡Olvídate!”

Luego están las publicidades invasivas que se meten en nuestra cabeza y nos dicen qué debemos comprar; aunque es más adecuado decir que penetran en las mentes de los débiles, pues si hay algo que los comerciales no dicen es “cómprame”.

El problema viene cuando logran modelar nuestra personalidad y peleamos por creer saber cuál es la mejor marca o producto. Entramos en discusiones innecesarias con los otros a causa de que sabemos más, sin detenernos a pensar en las consecuencias ni en los pros y contras de una u otra cosa. Quedamos alienados y sin salvación.

“Polvo somos y en sopa de polvo nos convertiremos.”

Desconocemos el amor y por ende dejamos de ser seres humanos. Nos encerramos en un mundo del que no queremos salir. No tenemos rumbo hasta que una publicidad nos diga cuáles son nuestros requerimientos para ese momento.

“-¿No sabes qué es el amor?
- No.
 - Pero si es tan importante, aún más que la laca para el pelo.”

Somos deshonrados, no seguimos las reglas del juego. No solo estamos alienados del mundo sino alienados de nosotros mismos, nuestra alienación empieza por desacatar nuestro sentido del bien y el mal.

“Deshonra: pérdida de la honra, acto de pérdida de la honra. Deshonra.”

Amentia Teatro lleva a las tablas Bla, bla, bla (discurso tóxico), adaptación de El cepillo de dientes escrito por el chileno Jorge Díaz. Ahora en el Espacio Plural del Trasnocho Cultural, los sábados y domingos a las 4:00pm. Costo: 120Bs.

No hay comentarios:

Publicar un comentario