Caracas Dos Máscaras: Dramaturgos en la cresta

2 feb. 2013

Dramaturgos en la cresta


Ellos son algunos de los escritores de teatro que dan la hora en el mundo

Por Ángel Ricardo Gómez
@argomezc
Tomado de El Universal
Claudio Tolcachir

Todos están alrededor de los 50 años y han logrado que su pensamiento y su agudo sentido de la realidad se impongan en los escenarios de sus países y el mundo. Son los dramaturgos que dan la hora en una escena teatral cada vez más unida por la globalización. Y su éxito se mide no sólo por la cantidad de versiones que hacen de sus obras, sino por lo acertado de sus miradas sobre el hombre actual, materia prima del teatro.


Claudio Tolcachir de Argentina es probablemente el más joven de este grupo. Con 37 años, ya es considerado un renovador del teatro de su país. Uno de los dramaturgos más interesantes del Festival Internacional de Teatro de Caracas que se realizó este año, trajo Tercer cuerpo y ya comienza a sonar otra obra suya para 2013. Es respetado y montado en Europa.

Tercer cuerpo va de lo más cotidiano de las personas a lo más profundo: sus frustraciones, contradicciones, anhelos... Tolcachir esconde en frases sencillas y silencios, las reflexiones más trascendentes.

Por su parte, Yasmina Reza (1959), nacida en Francia de padres judíos inmigrantes, es conocida en Venezuela por obras como Art y Un dios salvaje. La también novelista, tiene una capacidad inigualable para hablar de lo más bajo y oscuro del ser humano contemporáneo, utilizando el humor más refinado. Román Polanski hizo una versión de Un dios salvaje, aunque a decir verdad, fue pobre su aporte como cineasta a un texto tan poderoso.

De España hay una figura esencial, Jordi Galcerán (1964), conocido en este país por piezas como El método Grönholm y Fuga. Rodrigo García (1964) es un dramaturgo argentino que vive desde su adolescencia en España, conocido en las tablas locales por obras como Goya,Versus y Mejor se hubieran quedado en sus casas, güevones.

Completan este primer acercamiento, dramaturgos de varias latitudes como el estadounidense Christopher Durang (1949), con obras como Más allá de la terapia y El matrimonio de Bette y Boo; la creadora de los Monólogos de la vagina, Eve Ensler (Estados Unidos, 1953), el francés Laurent Baffie (1958), creador de Toc Toc; Arístides Vargas (1954), nacido en Argentina pero radicado en Ecuador, y los venezolanos Gustavo Ott y Moisés Kaufman.

De las dos orillas del Atlántico


Moisés Kaufman
Moisés Kaufman. Caraqueño de ascendencia judía, nació en 1963. Se radicó en Nueva York desde 1987 y diez años después fue catalogado por el The New York Times como uno de los 10 personajes que había logrado transformar el ámbito cultural de Estados Unidos. Es el autor de dos de las obras teatrales contemporáneas más representadas de EEUU: Actos indecentes. Los tres juicios a Oscar Wilde y The Laramie Project, así como de 33 Variaciones, que trajo a Jane Fonda de vuelta a Broadway. Actualmente dirige su primer musical.

Gustavo Ott. También venezolano (1963) es uno de los autores con más premios y versiones internacionales de sus obras. Por ejemplo, hace poco se estrenó la traducción francesa de Tu ternura molotov, sobre una pareja de clase alta que, en su intento por procrear, deja salir todas sus convenciones morales. Tu ternura molotov ganó en 2003 el Premio Ricardo López Aranda de España, y ha sido traducida a cinco idiomas y representada en Buenos Aires, México, Bogotá, Miami, Washington, Santander y Atenas, entre otras ciudades.


Arístides Vargas
Arístides Vargas. Nació en Córdoba, Argentina, pero a raíz de la dictadura se refugió en Ecuador. Toca en su dramaturgia el tema del exilio, principalmente. En Venezuela se conocen textos suyos como La edad de la ciruela, Jardín de pulpos y Nuestra señora de las nubes. A la más reciente edición del Festival Internacional de Teatro de Caracas, trajo una brillante pieza llamada La razón blindada, que recuerda al Quijote a través de los sueños de dos prisioneros. "El público también escribe, pero escribe la obra que necesita", decía en abril.

Christopher Durang. El crítico venezolano Juan Antonio González dijo recientemente: "Las piezas del autor y actor nacido en Nueva Jersey describen, desde el humor fulminante o la ironía rabiosa, muchas de las costumbres, manías, fobias y carencias del hombre y la mujer de estos tiempos", y no se equivoca. El crítico de El País de España, Javier Vallejo, lo llamaba el año pasado, "Un humorista del desasosiego". "Los protagonistas de las comedias del dramaturgo necesitan mucho cariño, tila y una cura de sueño", escribía.
Yasmina Reza

Yasmina Reza. Tiene 53 años. Escribió Art, su primer gran éxito, en seis semanas, en 1994. Un dios salvaje fue escrita por encargo y en pocas semanas, en 2006. Desde 1994 su teléfono no ha dejado de sonar. Y ahora más, con la versión cinematográfica que hizo Román Polanski de Un dios salvaje. Y es que la dramaturga y novelista tiene un tino para retratar a personajes aparentemente civilizados y acomodados que a las primeras de cambio, se olvidan del sentido común y se tornan animales, cazadores en busca de presas.

Eve Ensler. La escritora estadounidense (1953) escribió la primera versión de Los monólogos de la vagina en 1996, después de entrevistar a más de 200 mujeres acerca del sexo, las relaciones amorosas y la violencia doméstica. El boom de la pieza se reflejó tanto en la cantidad de versiones a escala global (ha sido traducida a más de 45 idiomas y llevada al escenario en casi 120 países), como en sus repercusiones sociales (se ha vuelto el epicentro de un movimiento sin fines de lucro que lucha en contra de la violencia doméstica).
Rodrigo García

Claudio Tolcachir. El dramaturgo de 37 años creó una compañía de teatro, Timbre 4, en plena debacle económica argentina de 2001. Tras una década tiene una compañía sólida y un nombre como dramaturgo, aunque también es actor, director y docente. Fue uno de los grandes hallazgos de la más reciente edición del Festival Internacional de Teatro de Caracas, donde presentó Tercer cuerpo. "Mi intención nunca fue encontrar una renovación en lo estético; sí me interesa que lo que suceda en el escenario esté vivo, conmueva", decía entonces.

Rodrigo García. Cuando se leen declaraciones como: "El teatro tiene que ser más oscurantista y no tanto el espejo de la realidad, ¡qué coñ... de espejo!" o se descubre un título como Mejor se hubieran quedado en sus casas, güevones, se intuye el tipo de creador ante el que estamos. Rodrigo García, argentino pero radicado desde joven en España, creó en el Viejo Continente La Carnicería Teatro, compañía que le ha servido como vehículo de una propuesta que busca alejarse de los lugares comunes y el teatro complaciente.
Jordi Galcerán

Jordi Galcerán. Cuando en Venezuela se descubrió su pluma a través de Palabras encadenadas, tanto el público como los directores y productores, quedaron fascinados con su manera de decir y mostrar al hombre. Desde entonces otras obras suyas se han visto en la escena local: El método Grönholm -que también tuvo una versión para el cine-, Fuga y en enero se estrenará Cuenta regresiva, un thriller policíaco, bajo la dirección de César Sierra. El llamado "rey de la comedia negra", dice intentar "hacer daño, dar donde más duele".

Laurent Baffie. El autor y comediante francés escribió Toc Toc en 2005, y la obra se estrenó el 13 de diciembre del mismo año en el Teatre Palais-Royal de París, siendo todo un éxito. Con versiones en España, Bélgica, Chile, México, Brasil, Argentina y Venezuela, registra más de un millón de espectadores en todo el mundo. Siete personajes con Trastorno Obsesivo Compulsivo (Toc) coinciden en la consulta. Cada uno de ellos tiene un Toc particular. El autor muestra que en el fondo, cada uno de los espectadores puede estar loco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario